La noche

Era viernes. Oscar todavía no había regresado. Juana propuso un juego para los chicos. El perro ladró y se asustaron. Golpearon la puerta.Encendieron todas las luces de la casa. Abrieron la puerta. Era Oscar, pero sin cabeza. Todos gritaron de horror, cerraron la puerta y lloraron.

Oscar volvió sobre sus pasos, sintiendo otra vez la sensación de absurdo abandono.

Anuncios

There are no comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: