primer beso

¿Te acordás Cachilo que íbamos seguido a espiar a la vieja? Ella se depilaba en la ventana de atrás, y nos escondíamos entre las cubiertas de tractores tiradas, me acuerdo. Tenía unas piernas perfectas y nunca nos descubría, o se hacía la boluda. Me habían contado, nunca supe si era cierto porque el Jenjo ya se había ido del barrio, que un día, él con los del otro barrio, le preguntaron si los dejaba tocarle la concha. La vieja lo agarró de la oreja y lo devolvió a su casa. Le hizo pasar un papelón con los padres que ya me imagino al Jenjo meándose delante de todos, porque así era él. Para mí que un día la vieja nos vio y anduvo toda la semana esperando, porque la tarde que fui solo ella salió por la puerta del patio antes de que yo me acomodara y me descubrió. Me la quedé mirando con los ojones sin saber qué hacer. Ella se acercó sin decirme nada, paso al lado mío rozándome con esa pollera celeste que se ponía siempre. Entonces me agarró la cara con las dos manos. Yo no daba más. Se acerco a mi boca y me dijo “tu primer beso”, y me lo dio.
Anuncios

There are no comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: